fbpx

Bosques submarinos jalonan el Mar Mediterráneo, protegen sus aguas y sus costas y son refugio y morada de cientos de animales. Poseidón da nombre a esta planta endémica del Mediterráneo, cuyo nombre científico es Posidonia oceanica. Esta especie única en el mundo forma praderas submarinas que resultan ser uno de los ecosistemas más productivos del planeta.

La posidonia es conocida generalmente por los restos de sus hojas arrancadas que el oleaje trae a las playas. Una vez allí, se secan; son los llamados arribazones.

Esto sólo ocurre en las playas con buena salud y no deben considerarse suciedad. Otra presencia característica de la posidonia en las playas son las pelotas de mar, producto de los restos de las hojas secas que se agrupan en torno a un núcleo leñoso y, cuando alcanzan cierta envergadura, son arrastradas fuera del agua en forma de bolas.

Posidonia oceanica es una planta marina (tiene raíces, tallos, hojas, flores y frutos). Por tanto no es un alga, aunque se la denomina así frecuentemente. Sus praderas incluso en ciertas poblaciones son llamadas algares o argueles (Murcia). Se sitúan en profundidades entre los 0,5 metros y los 45 metros de profundidad y aparece en muy diferentes tipos de suelo, excepto en estuarios. Florece muy pocas veces. Se conocen plantas que no han florecido en los últimos 20 años.

Es una planta muy longeva y lenta en su crecimiento. Sus brotes van regenerándose en rizomas que crecen de uno a seis centímetros por año y así, durante siglos, van formando alfombras en el suelo marino. Las praderas de posidonia son consideradas la base de la riqueza de las aguas costeras del Mediterráneo, donde forman parte esencial de su mantenimiento y equilibrio biológico natural.

Un bosque muy animado

Numerosas especies marinas viven entre las posidonias. Guardan allí a sus alevines para protegerlos de los predadores. Especies que luego, en su tamaño adulto, pescamos y con ellas nos alimentamos. Las praderas de posidonia sirven como refugio de día para las larvas y juveniles de numerosas especies y por la noche para pequeños crustáceos que forman parte del plancton, base alimenticia de muchos peces. Sus hojas son alimento, por ejemplo, para los erizos, que también utilizan su protección para la reproducción (como hacen asimismo morenas, congrios, castañuelas, bogas, pargos y otros).

Como plantas verdes que son, producen una elevada cantidad de oxígeno –un metro cuadrado de pradera sana puede producir hasta 14 litros de oxígeno al día–. A la vez, fijan el CO2, colaborando así en la reducción de los efectos nocivos del exceso de este gas sobre la atmósfera. Fijan grandes cantidades de sustancias en suspensión en el agua, produciendo un efecto depurativo y de limpieza.

Una labor muy importante de la Posidonia oceanica es la de proteger las playas reduciendo con su presencia la fuerza de las olas (hidrodinamismo), lo que impide la pérdida de arena de las playas, sobre todo en invierno. Además hace de trampa de sedimentos.

Protección para la posidonia

Ella nos protege, nosotros debemos protegerla. La pérdida de estos bosques marinos conlleva el empobrecimiento de los caladeros de pesca, el aumento de la turbidez de las aguas y la desaparición progresiva de la arena de las playas. Debido a su importancia para el hábitat submarino y costero, este ecosistema está protegido desde diversas figuras legales de forma directa o indirecta.

Hemos encontrado varias medidas directas:

  • Es catalogada hábitat prioritario por la Directiva Hábitats (92/43/CEE).
  • Está incluida en la lista de especies silvestres en régimen de protección especial por el Ministerio de Medio Ambiente (RD 139/2011 de 4 de febrero).
  • Incluida en LICS (Lugares de Importancia Comunitaria) de la red Natura 2000.
  • En la Comunidad Valenciana hay una prohibición expresa de la destrucción “de las zonas de fanerógamas marinas debido al interés pesquero” (DOGV num.1724, de 14 de febrero de 1992).

Como medidas indirectas podemos señalar cuatro:

  • Real Decreto 1440/1999 por el que se regula el ejercicio de la pesca de arrastre en el caladero nacional del Mediterráneo. Esta prohibición se extiende a menos de 50 metros de profundidad.
  • Los Protocolos del Convenio de Barcelona pretenden un control sobre los vertidos contaminantes.
  • La Directiva 91/271/CEE regula el tratamiento de los residuos urbanos.
  • El Reglamento CE nº 1967/2006 relativo a las medidas de gestión de explotación sostenible de los recursos pesqueros del Mar Mediterráneo. Esta regulación prohíbe ciertas artes de pesca.

Graves amenazas

A pesar de todo, las praderas de posidonia de nuestro Mar Mediterráneo están en grave peligro: en los últimos 30 años ha desaparecido la mitad de la superficie de estas praderas. Las causas provienen, en su mayoría, de los seres humanos. Vertidos, construcciones costeras o la pesca de arrastre han ido destruyendo este ecosistema y, en menor medida, hacen su daño algunas especies invasoras ajenas al Mediterráneo, fundamentalmente el alga Caulerpa racemosa, que puede ser letal en praderas en mal estado de conservación.

Según las áreas costeras, el fondeo de las embarcaciones puede provocar el arranque de los rizomas en las maniobras de levado de anclas, lo que es también un motivo de depauperación de las praderas.

El Cambio climático afectará, aunque aún es pronto para saber en qué medida lo hará. Algunos estudios indican que la turbiedad del agua, el aumento de las tormentas muy severas y los cambios globales pueden ayudar notablemente a la degradación de las praderas de Posidonia oceanica.

Todos podemos ayudar a su conservación

La Posidonia oceanica es de crecimiento muy lento. Por ello serían verdaderamente positivas unas buenas prácticas medioambientales en las zonas costeras (depuración de aguas, disminución de las fuentes de contaminación, impedir arrastre ilegal…) junto con campañas de concienciación en la población. El Proyecto Life Posidonia trabaja en estos objetivos de forma muy activa.

Asimismo, una participación social comprometida en programas de conservación del medio marino y terrestre, como se realizan en la Isla de Tabarca y su reserva marina, podrían contribuir a preservar este fantástico ecosistema.

Greenpeace y la posidonia

El Informe sobre la situación económica y ambiental del litoral, “Destrucción a toda costa 2012” de la ONG Greenpeace señala una amplia serie de datos por Comunidades donde se destaca el valor de esta planta endémica del Mediterráneo. “La importancia de la posidonia en la costa es vital porque conforman auténticos bosques sumergidos. Estos hábitats sostienen una comunidad diversa y compleja de más de 400 especies de plantas y 1.000 animales, siendo criadero natural de varias especies de peces comerciales. Además son cobijo, alimento y lugar de reproducción de multitud de especies de interés comercial.” El informe especifica que “la posidonia es fundamental porque nos ofrece servicios gratuitos tales como regulación climática, control de la erosión y de la perturbación, control biológico y de residuos o son claves para el mantenimiento de playas de arenas finas”.

Greenpeace continúa en su estudio que la degradación o desaparición en determinadas zonas ha producido “una alteración en los procesos erosivos e inestabilidad de los fondos marinos, enterramiento o erosión de playas”. La costa catalana, las Islas Medes, la costa del Garraf o las islas de Ibiza y Formentera disfrutan de este elemento vivo, sin el cual no disfrutarían de sus aguas, sus playas y su riqueza biológica. “Sin esta planta no se entendería la vida de las islas, de hecho y basado en un ratio de crecimiento de clones y su tamaño, el clon más largo de Posidonia oceanica encontrado en Formentera se estima que tiene entre 80.000 y 200.000 años, lo que la hace el organismo vivo más viejo del planeta (Fundación BBVA 2009. Loss of seagrass meadows from the Spanish coast: results of the Praderas Project. En: Global loss of Coastal Habitats. Ed. Carlos M. Duarte) .”

Protectora, curativa, conservante, longeva

El Mediterráneo es fuente de inspiración para los pueblos que han vivido -y vivimos- cerca de sus aguas. Les ha dado alimento, salud; posibilidad de intercambiar cultura, sabiduría, diversidad, comercio. La posidonia es parte de todo el entorno mediterráneo y sus gentes y contribuye a su bienestar y equilibrio. Debemos tener consciencia de su existencia y participar en su conservación.

Claudia Livia

Posidonia, la protectora del mar

¿Te gusta nuestro blog? ♥ Por favor comparte ☺