fbpx

La cosmética natural busca ser sostenible. Ese debería ser su enfoque principal: encontrar la sostenibilidad a través de procesos de obtención de la materia prima menos agresivos y utilizar fuentes de energía en origen renovables.

A partir de los años 70, la industria cosmética dejó de usar materias primas más naturales para introducir de forma masiva productos derivados del petróleo y diferentes tipos de siliconas. Hoy esa tendencia, gracias a la fuerza de la cosmética natural, está en regresión. Por suerte, cada vez se emplean menos derivados de petróleo (vaselinas) y menos siliconas.

Los proveedores de ingredientes para la fabricación de los cosméticos ya han acusado esta tendencia y muchos proveedores han incorporado cambios en su cartera para hacer productos más naturales.

Por citar algún ejemplo, antes existían casi de forma exclusiva en el mercado extractos de caléndula macerados en propilenglicol con parabenos como conservante. Hoy en día ese mismo producto está macerado con glicerina vegetal y contiene benzoato sódico y sorbato potásico como conservantes. Este cambio ya es muy habitual en todos los proveedores.

Otra tendencia entre los fabricantes de ingredientes para la cosmética es el intento de aplicar los conceptos de química verde a sus procesos productivos. Buscan el uso de materias primas renovables, el menor impacto energético de sus procesos productivos y generar una tasa menor de residuos. Intentan producir con el menor impacto para el medio ambiente y la salud de las personas. Un buen ejemplo sería el caso del aceite de palma.

Aceite de palma RSPO

Ahora mismo existe un aceite de palma distinto a todos. Es el que cuenta con el certificado RSPO (Round sustenable palm oil).

El aceite de Palma es un producto muy usado presente en infinidad de productos: alimentación, cosmética, industria automovilística… porque es barato, no genera olor, soporta altas temperaturas sin degradarse, ayuda a la conservación y su cosecha es la más rentable.

Sin embargo, en muchas regiones el cultivo del aceite de palma ha provocado -y sigue provocando- la deforestación de millones de hectáreas de selva. Enormes cantidades de bosques primarios (bosques que no han sido modificados por el hombre) han sido destruidas. Como consecuencia de este impacto sobre la naturaleza, ha aparecido una producción más sostenible del aceite de palma.

En 2008 la organización RSPO (Round sustanable palm oil), organización creada específicamente para la protección de la deforestación de los bosques de aceite de palma y protección de los trabajadores que se dedican a su explotación, creó una serie de requisitos sociales y medioambientales que deben cumplir las empresas para estampar el sello de producir aceite de palma sostenible. Los fabricantes de cosméticos naturales cada vez buscamos más este tipo de sellos, porque es un paso más hacia la protección del medio ambiente.

Los requerimientos más importantes de la RSPO son:

  • La protección de los bosques primarios.
  • La reducción del uso de pesticidas en aras de protección de animales y población local.
  • El respeto por la dignidad de los trabajadores.

Un certificado RSPO aprobado por un auditor independiente es el que autoriza la puesta del sello origen de aceite de palma sostenible.

Cosmética natural y aceite de palma

¿Te gusta nuestro blog? ♥ Por favor comparte ☺